Preguntas Frecuentes

¿Cuánto dura el procedimiento?

Puede durar 2 horas o más, dependiendo del tamaño del área a tratar. Durante su consulta, el doctor le informará sobre la duración estimada de su tratamiento.

¿Qué ocurre con las células grasas?

La exposición al frío hace que las células grasas comiencen su proceso natural de eliminación, lo cual redunda en una reducción gradual de la capa de grasa. Las células grasas muertas se eliminan suavemente a través del proceso metabólico normal del cuerpo, similar a cómo se eliminan al hacer dieta.

¿Hay tiempo de recuperación tras el procedimiento?

No, puede volver a su actividad normal inmediatamente después del procedimiento, incluyendo trabajo y ejercicio.

¿Cuanto tiempo pasa hasta notar los resultados?

Se suele ver una reducción notable y medible de grasa de 2 a 3 meses después del tratamiento.

¿Puedo someterme a procedimientos adicionales de CoolSculpting?

Se debe concertar una visita de seguimiento después del tratamiento, y si es necesario, reconsiderar un procedimiento adicional de CoolSculpting® para alcanzar mayor reducción de grasa.

¿En qué se diferencia el procedimiento CoolSculpting con otros invasivos, como la liposucción?

Los resultados con CoolSculpting® no son tan drásticos y rápidos como con otros tratamientos invasivos como la liposucción porque se trata de un procedimiento más natural y no tan cruento. Si quiere evitar el dolor, el riesgo, y el tiempo de recuperación asociado a una liposucción, CoolSculpting puede ser su tratamiento.

¿Cuánto duran los resultados?

Las células grasas eliminadas a través del procedimiento CoolSculpting® liberan los lípidos gradualmente, y son absorbidos a través del metabolismo natural del cuerpo. La eliminación de grasa a través del procedimiento CoolSculpting se espera que dure lo mismo que con otros procedimientos invasivos como la liposucción.

¿En qué se diferencia el Procedimiento CoolSculpting a otros tratamientos?

El enfriamiento controlado del procedimiento CoolSculpting® ataca y elimina únicamente células grasas. Otras modalidades de tratamientos como láseres, radiofrecuencia o ultrasonidos focalizados, afectan a la grasa pero también pueden afectar al tejido adyacente